Gestión de riesgos en Protección de Datos

Gestión de riesgos en Protección de Datos

La gestión de riesgos en lo relativo a protección de datos es el conjunto de acciones que permiten, en primer lugar, analizar los posibles riesgos relacionados con la gestión de datos en la organización, para, una vez identificados estos, establecer un sistema de control y prevención, bien para reducir estos, bien para minimizarlos.

El sistema de gestión de riesgos en protección de datos se puede dividir por tanto en tres fases:

Una primera fase de identificación de todos los riesgos.

Seguidamente, una evaluación de cada riesgo por separado, implicaciones del mismo, consecuencias para la organización etc.

La tercera fase es la relativa a establecer una serie de medidas eficaces para prevenir dichos riesgos.

Los datos que maneja una organización son información extremadamente sensible, y por ello, debe estar especialmente protegida. La privacidad es fundamental cuando hablamos de datos.

Debemos tener en cuenta que la legislación, a través del Reglamento General de Protección de datos, establece una serie de pautas y acciones que debe realizar la empresa para garantizar la correcta gestión y almacenamiento de todos los datos.

En ese sentido, en el propio Reglamento se conmina a los responsables del tratamiento de datos a que realicen un análisis de riesgo y del impacto que una desprotección de los mismos pudiera tener.

Se debe analizar con detalle el tratamiento de los datos y todas las fases por los que estos pasan. Como regla general podemos distinguirlos en cuanto a su “ciclo de vida” se refiere de tal forma que encontraremos:

  • Procesos de captura de datos: que es el primer paso para la obtención de dichos datos a través de diversas técnicas como formularios online, grabaciones, redes sociales, cámaras etc.
  • Almacenamiento: aquí hablaríamos de todas las operaciones que implican el procesamiento de los datos y su forma de almacenarlos en los medios que haya establecido la empresa.
  • Tratamiento de los datos: se trata de todas las operaciones que la organización llevará a cabo con los datos personales, bien de una única persona o bien tratados de forma global como por ejemplo el envío de publicidad masiva.
  • Cesión de datos a terceros: implica el traspaso de dichos datos a una tercera empresa u organización con el fin de que sean tratados.
  • Destrucción: la última fase del proceso sería la destrucción de los datos almacenados, sin posibilidad de ser recuperados.

Cumplir con la Ley Orgánica de Protección de Datos es una obligación para todas las empresas que manejan datos personales, y, por tanto, la instauración de un sistema de gestión de riesgos es clave para prevenir cualquier posible incidencia relacionada con cualquiera de las fases de su tratamiento.

SOLICITE AHORA SU DEMO DE GRC SUITE