Gestión de riesgos financieros

Gestión de riesgos financieros

Cuando hablamos de riesgos financieros, hacemos alusión a la posibilidad de que sucedan acontecimientos futuros de carácter impredecible y por ello, alejados de la voluntad de quién los sufre.

Este tipo de sucesos pueden producir un perjuicio económico, y, por tanto, es clave poder preverlos con antelación con el objetivo de, o bien evitarlos, o, si esto no es posible, contar con las herramientas y soluciones necesarias para minimizar su impacto.

Los riesgos financieros son inherentes a cualquier organización, pero es posible preverlos con un buen sistema de gestión.

¿Cuáles son los posibles riesgos financieros?

Podemos decir que los riesgos financieros pueden estar relacionados con los riesgos inherentes del propio mercado, por un lado, y por otro, con los riesgos relacionados con la organización/empresa en sí.

Existen diferentes tipos de riesgos cuando hablamos del mercado, por ejemplo:

  • Riesgo de precio: son los que vienen producidos por una alteración del precio de los activos en el mercado.
  • Riesgo de tipos de interés: producido cuando los tipos de interés en el mercado fluctúan.
  • Riesgo de tipos de cambio: cuando hablamos de operaciones donde intervienen varias divisas, nos enfrentamos al riesgo de que el valor de intercambio de las mismas varíe.
  • En lo relativo a los riesgos financieros cuyo origen está en la empresa podemos encontrar:
  • Riesgo de liquidez: dicho riesgo se produce cuando no es posible transformas los activos en la liquidez que se desea.
  • Riesgo operativo: este tipo de riesgo hace referencia a la falta de procesos óptimos o fallos del sistema, de los recursos humanos etc. cuyo origen puede ser debido a condicionantes externos, y también internos.
  • Riesgo legal: este tipo de riesgos es derivado de la imposibilidad por parte de la organización de ejecutar algunos contratos, normalmente debido a defectos formales.

Una gestión de riesgos eficaz en la empresa permitirá que esta esté capacitada para identificar los posibles orígenes de dichos riesgos, y, por tanto, establecer las medidas que sean necesarias para evitar estos o, al menos, minimizar sus consecuencias.

Por ello, es fundamental contar con especialistas en la gestión de riesgos, capacitados para evaluar e identificar los posibles riesgos y establecer las medidas oportunas para una gestión eficaz de los mismos.

SOLICITE AHORA SU DEMO DE GRC SUITE